100 niños y niñas han muerto en Alepo en los últimos días.

¡Ya basta!

No existe una manera fácil de acabar con esta guerra, pero solo hay una forma de evitar el terror que les está cayendo del cielo — que la gente de todo el mundo demande una zona de exclusión aérea para proteger a los civiles.

Vamos a crear un llamamiento mundial atronador para pedirle a Obama y a otros líderes que le planten cara al terror de Putin y Asad. Puede que sea la mejor y la última oportunidad que tengamos de acabar con el asesinato en masa de niños y niñas indefensos:

VOTA AQUÍ

Durante años hemos presenciado ataques químicos y el lanzamiento de bombas de barril, pero la destrucción total a la que se está sometiendo a Alepo está a otro nivel. No se respeta ningún acuerdo ni ninguna norma. 250 mil personas están atrapadas en la zona este de la ciudad sin apenas acceso a comida, agua potable o medicinas. De ellas, ¡100 mil son niños!

Ninguna opción es buena para acabar con la guerra de Siria, pero la inacción es lo peor. Una zona de exclusión aérea implicaría que una coalición internacional pudiera amenazar a los aviones que intenten bombardear el norte de Siria con derribarlos. Casi el 70% de los miembros de Avaaz aprueban esta medida. El 8% se opone. Las dudas a la hora de usar la fuerza para proteger a la gente son comprensibles y razonables. Pero imagina que fueran nuestros hijos e hijas los que estuvieran bajo las bombas. ¿Cómo querríamos que respondiera el mundo?

Lo que todos y todas queremos es un alto el fuego a largo plazo y una solución política negociada, pero todos los esfuerzos en este sentido han fracasado hasta ahora. Bien hecha, una zona de exclusión aérea podría no costar una sola vida y salvaría muchas. Además, habría incluso más posibilidades de que se llevaran a cabo unas verdaderas negociaciones de paz si el dirigente de Siria, Bashar al Asad, y Rusia ven que el mundo va en serio.

Vamos a decirle a Obama y a todos nuestros líderes que ya no pueden enfrentarse a esta carnicería usando la palabra. Que su inacción implica complicidad. El destino de estas familias pende de un hilo, ¡y necesitan que nos pronunciemos ya!

Nuestro movimiento se ha opuesto a las intervenciones militares en numerosas ocasiones. Nuestra petición fundacional se oponía a la guerra de Iraq y hemos hecho campaña contra la, a menudo, cínica participación de EE.UU. en Oriente Medio. Pero ya han muerto 400 mil personas en Siria. Es una mancha en la conciencia de la humanidad entera. Una zona de exclusión aérea es lo único decente que se puede hacer dada esta horrible situación. Y no va a hacerse sin los EE.UU. Vamos a unirnos para exigir a Obama y a otros que salven a las familias y a los niños y niñas de Alepo.

Con esperanza y determinación,

Alice, Mais, Ricken, Nick, Mohammad, Marigona y todo el equipo de Avaaz

Dejar respuesta